"EL PETISO OREJUDO"

Tal dia como hoy, 4 de diciembre, pero del año 1912 fue detenido el primer asesino en serie reconocido en Argentina. Se llamaba Cayetano Godino, al que apodaban El Petiso Orejudo, por su pequeña estatura y por sus grandes orejas.

Este asesino tenía una peculiaridad muy llamativa, y era la edad con la que realizó sus asesinatos; Cayetano tenía solamente 7 años cuando intentó su primer asesinato a un niño de 2 años, sólo lo impidió un policía que justo pasaba por el lugar donde se encontraba y lo vio. 

Lo siguió intentando en otras ocasiones sin conseguir su fatídico objetivo, pero dos años después, cuando contaba con 9 años, consiguió perpetrar su primer asesinato, el de una niña de tres años; este caso no lo pudo resolver la policía y sólo supieron que ocurrió con la niña cuando Cayetano confesó que a la niña desaparecida la había intentado estrangular y la enterró viva.


Después de este asesinato hubo varios más y le encerraron en un reformatorio del que salió más fortalecido en sus ideas asesinas y mucho más frío en sus actos de lo que ya era.

En 1912 ya era conocido en las calles como el Petiso Orejudo, y entrando en una bodega, desata otra de sus grandes pasiones, la del fuego. Como ya os imaginareis, incendió la bodega. La policía le detuvo y él después del arresto comentó: "Me gusta ver trabajar a los bomberos. Es lindo ver como caen al fuego". 

No olvidemos que cuando Cayetano dijo esto tenía solamente 16 años.

Durante todo ese año tuvo una intensísima actividad delictiva con varios asesinatos más y con diferentes edificios incendiados.

 Como ya hemos dicho al principio, Cayetano fue detenido el 4 de diciembre cuando la policía entró en su casa para arrestarle. A los dos años de encerrarle en la cárcel el juez de lo penal dijo que este chico no estaba bien de la cabeza y que había que ingresarlo en el Hospicio de las Mercedes en el pabellón de alienados delincuentes. 

Debido a las agresiones que hizo a varios pacientes y su intento de huir, decidieron por fin recluirlo en la cárcel. 


Estuvo en dos centros penitenciarios y ya no volvió a salir. 

Murió el 15 de noviembre sin que se hayan aclarado las causas de su fallecimiento. La versión oficial era que murió de una hemorragia interna producida por una úlcera gastroduodenal, pero como decimos, esta versión no fue muy convincente para nadie.

Se sabe que sufrió maltrato en la cárcel por parte de los otros reclusos y se piensa que dicha hemorragia fue fruto de una de las múltiples palizas que recibía. 

Como curiosidad queremos decir que la cárcel en la que estuvo fue cerrada en 1947 y al remover el cementerio que había, pudieron descubrir que los huesos de este primer asesino en serie de Argentina, habían desaparecido.

Un caso terrible el de este muchacho, pero un caso con matices muy interesantes.

¿Cómo puede un chico tan joven ser tan cruel y sin ningún tipo de escrúpulos a la hora de realizar sus crímenes?

¿Estaba realmente enfermo mental?

¿Era su voluntad realmente por la que cometía sus asesinatos e incendios o tenía alguna influencia maligna?


En el primer vídeo titulado "Demencia o Posesión" de nuestro canal de youtube " El Límite de la Verdad", hablamos de diferentes casos en los cuales no se pudo demostrar si los afectados tenían un enfermedad psiquiátrica o por el contrario tenían alguna influencia del maligno.

Este caso que hemos visto del Petiso Orejudo, encaja perfectamente en estas cuestiones que nos planteamos en el vídeo que os comentamos, teniendo en cuenta su forma de matar, siempre a niños, y su afición al fuego.

Realmente, esta historia de Cayetano Godino (El Petiso Orejudo), nos hace preguntarnos, una vez más, donde estaba realmente "El Límite de la Verdad" de todos sus actos terribles.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.