"TOCAR MADERA"

La expresión "Tocar Madera" hoy día es un simple dicho o acción supersticiosa sin ningún otro fin que el de conseguir buena suerte.

Pero el origen de este dicho no es para nada supersticioso sino todo lo contrario.

En la Edad Media, los caballeros medievales cuando estaban montados ya en sus caballos para competir en los conocidísimos torneos, siempre querían santiguarse justo antes de empezar el primer galope hacia su contrincante, y así encomendarse a Dios, no únicamente para que les protegiera en la lucha, si no también, para que en caso de caer en el combate, Dios tuviera Misericordia de ellos.

Pero existía un gran problema a la hora de querer los caballeros santiguarse antes de luchar en el torneo.

Como todos sabemos a la hora de santiguarse se utiliza la mano derecha y los caballeros en su mano derecha llevaban la lanza, que era el arma que utilizaban en el primer envite a caballo contra su rival.

Como en esos instantes no podían ya dejar la lanza, solicitaron a las autoridades eclesiásticas, si, únicamente para esos casos, podrían en vez de santiguarse hacer un signo que les resultara mucho mas sencillo, teniendo en cuenta en la situación en que se encontraban.

Propusieron que en esos casos en vez de santiguarse, tocaran algo que no les supusiera esfuerzo, y lo más a la mano que tenían era su silla de montar, que en esa época era de madera.


De ahí que decidieran tocar la silla de montar como el signo de santiguarse.

Y ahí nació el dicho de "Tocar Madera" que todavía en la actualidad se utiliza, aunque como ya os hemos comentado ya sólo se ha quedado como una coletilla supersticiosa.



Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.