"ESTAR SIN BLANCA"

El origen de esta expresión se remonta al siglo XIV.

El rey Juan I de Castilla en 1379 con motivo de la guerra contra el duque de Lancaster en Inglaterra, ordenó acuñar una nueva moneda llamada "Blanca del Agnus Dei".

En un principio esta moneda se acuñaba en plata y cobre, pero con el paso del tiempo fue perdiendo valor y ya sólo se realizaba en cobre.


En tiempos del rey Felipe II, ya esta moneda no tenía prácticamente valor, y al denominarse coloquialmente a esta moneda como "La blanca", cuando alguien quería decir que no tenía dinero, solía decir: "estoy sin blanca".

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.